la naranja está partida

Perú en tensa espera: fines de setiembre

Christian Reynoso

Publicado: 2019-09-10

La reunión que sostuvieron el presidente Martín Vizcarra y el presidente del Congreso, Pedro Olaechea, el pasado 3 de setiembre, con miras a dialogar en torno a la crisis que vive el país, sirvió nada más que para la foto. Nada en concreto sobre el punto de inflexión que es el adelanto de elecciones planteado por el Poder Ejecutivo. Es decir, una reunión inútil y sin acuerdos. Más llena de bulla que de baile. 

Más importante y efectiva ha sido la reunión sostenida el 8 de setiembre entre Vizcarra y seis bancadas parlamentarias, alineadas estas desde diversas posturas a favor del adelanto de las elecciones. El resultado, que se puede advertir a partir de las declaraciones posteriores de los congresistas que participaron, ha aterrizado en algo concreto: el presidente esperará hasta fines de setiembre a ver si hay respuesta a su propuesta por parte del Congreso ―lo que supone, en principio, su aprobación en la Comisión de Constitución―, de lo contrario se pondrán en juego nuevas medidas.

De esta manera, frente a la postura de rechazar el adelanto de elecciones por parte de Fuerza Popular ―que preside Constitución con la blindadora Rosa Bartra a la cabeza―, el Apra y otras bancadas, se ha empezado a ventilar como opción la cuestión de confianza. Un mecanismo constitucional a través del cual el Poder Ejecutivo pide la confianza al Congreso sobre dicha materia. Si esta no procede, se cierra el congreso y convoca a nuevas elecciones.

Como todos sabemos, la gran mayoría de peruanos está a favor del adelanto de elecciones, porque la actual clase política ya no nos representa, en especial el fujimorismo y su aliado, el Apra. En los últimos años estas agrupaciones políticas solo han mostrado acciones obstruccionistas, soberbias y de blindaje hacia una recua de corruptos, mentirosos e impresentables, haciendo la agenda del país a un lado. Esto sin contar los actos delincuenciales en los que muchos de ellos están envueltos y por los que son investigados. En suma, un fujimorismo lumpen, lamentablemente con mayoría congresal, que cada día indigna al país.

Desde luego, el escenario que se viene no será solo de espera. Es de prever que el fujimorismo y compañía no se quedarán con los brazos cruzados los veinte días que quedan, e intentarán ganar partido, seguramente con una serie de argucias y métodos desvergonzados amparados en su poder, con el fin de cerrar filas y vacar al presidente, como ya lo han dejado entrever. En esa medida también la estrategia del Ejecutivo deberá cambiar. En todo caso, la guerra está avisada y todo puede pasar, como suele suceder en la política peruana. En ese entender, la ciudadanía debe estar vigilante y dispuesta a salir a las calles cuantas veces sea necesario para desde el llano defender el rumbo del país, libre de buenos para nada.


Escrito por

Christian Reynoso

Escritor y periodista peruano. Autor de las novelas: "La tempestad que te desnuda", "El rumor de las aguas mansas" y "Febrero lujuria".


Publicado en