Aunque cambies de color, sigues siendo la misma

Marchas Floyd y Covid-19

Christian Reynoso

Publicado: 2020-06-09

El 25 de mayo, en Mineápolis, Estados Unidos, el policía blanco Derek Chauvin (44), asesinó al músico afroamericano George Floyd (46), en la vía pública, luego de reducirlo y arrestarlo. Las últimas palabras de Floyd fueron: “No puedo respirar”. El hecho, que entre líneas guarda un componente racial, no deja de sorprender en EE.UU. Enseguida, la indignación de la comunidad afroamericana se volcó a las calles en más de cuarenta Estados, para marchar y protestar. Si bien la mayoría de manera pacífica, otras marchas terminaron en saqueos y violencia. 

Hoy Floyd se ha vuelto un símbolo de las minorías americanas y su cuerpo encarna el odio racial ideologizado que se expresa en la típica brutalidad gringa policial. Mientras que Chauvin está detenido a la espera de un juicio, tal vez orgulloso del alud que ha provocado. Es que las marchas de protesta se han extendido a diferentes países de Europa, donde también las minorías en general y las afro en particular no gozan de una ciudadanía digna.

Todo esto ocurre en el contexto de la pandemia y el Covid-19, en el que se ha vuelto indispensable para la supervivencia, el distanciamiento y/o aislamiento social. Por eso, resulta significativo que estas marchas se efectúen sin desmayo, no obstante los riesgos tácitos que suponen. En todo caso, ¿por qué estas comunidades están dispuestas a asumir los riesgos a costa de su salud? Tal vez porque el rechazo a la injusticia, en perspectiva, es más poderoso que la muerte. Y eso es lo que nos enseñan estas marchas y sus gentes.

Estas marchas son una nueva forma de heroísmo en el siglo XXI pandémico; son la consecuencia del cansancio y la rabia acumulada por la necesidad, la pobreza, el encierro; son marchas que congregan los gritos que van más allá de George Floyd y que hacen frente a la supremacía racial y a la hegemonía política y económica con que se mueve el mundo. Parece que nuestras sociedades hoy en día no solo están amenazadas y enfermas de Covid-19, sino de sistemas de pensamiento más peligrosos.



Escrito por

Christian Reynoso

Escritor y periodista peruano. Autor de las novelas: "La tempestad que te desnuda", "El rumor de las aguas mansas" y "Febrero lujuria".


Publicado en