sin ciencia no hay futuro

Foto: jesús saucedo.

Crimen Universitario

Christian Reynoso

Publicado: 2020-08-11

De “optimismo suicida” ha calificado el psicólogo Jorge Yamamoto a lo protagonizado el viernes pasado por un centenar de hinchas de Universitario de Deportes, quienes se reunieron a celebrar en los exteriores del Estadio Nacional, el 96 aniversario de su equipo y el reinicio de la Liga 1. Desde luego, infringiendo de esta manera las medidas de distanciamiento social impuestas a causa del Covid-19 y atizando una nueva cadena de contagios que, seguramente, tendrán su costo las semanas siguientes. La ministra de Salud, Pilar Mazzetti, también ha condenado el hecho, calificándolo de un crimen. No es para menos. 

Recordarán que en junio pasado vimos de igual manera cómo, en el cercado limeño, centenares de comerciantes ambulantes se reunían en las calles y en la vía expresa Grau, con el fin de vender sus productos, sin cumplir el distanciamiento. La policía, a su turno, los desalojaba a paso de caballos. Digamos que, ante la necesidad de ganar dinero y paliar la crisis económica, estos comerciantes se veían obligados a infringir lo establecido aún a costa de poner en riesgo su salud. No se sabe hoy cuántos de ellos adquirieron la enfermedad.

Pero lo protagonizado por los hinchas de Universitario es diferente. Digamos que no había necesidad de hacer tal demostración celebratoria ni alarde de pasión por su equipo, al menos no de esa forma. Por eso, el actuar de estos hinchas raya en la irresponsabilidad y en la ignorancia, pero también en una falta de empatía con el momento que vive el Perú, y Lima en particular. En todo caso, resulta incomprensible la forma cómo conciben el cuidado de la vida, puesto que no solo son ellos, sino sus familias y el efecto multiplicador que esto supone. Por ello, se debería criminalizar este tipo de hechos.

Que se haya levantado la cuarentena no significa que el virus haya desaparecido y que estemos a salvo, ni que transgredamos las medidas restrictivas y las de autoseguridad. Es algo tan obvio que no hace falta escribirlo, pero parece ser que no está tan claro para algunos sectores de la población. Lo que han hecho los hinchas cremas es la expresión de que a muchos peruanos les importa poco actuar como país y que la indiferencia también es contagiosa y acaso imbécil. Mientras tanto, los casos y muertes por Covid-19 siguen aumentando, la situación empeora en varias regiones, y palabras como “meseta” y “martillazo” han quedado en la historia.


Escrito por

Christian Reynoso

Escritor y periodista peruano. Autor de las novelas: "La tempestad que te desnuda", "El rumor de las aguas mansas" y "Febrero lujuria".


Publicado en