Respeta la institucionalidad democrática

La gran gatsby Fujimori versus Pedro páramo

Christian Reynoso

Publicado: 2021-05-11

Las últimas encuestas muestran el crecimiento de Keiko Fujimori y el estancamiento de Pedro Castillo. Tendencia que, probablemente, en las próximas semanas haga que el escenario de la campaña electoral cambie drásticamente. Desde luego, es el resultado de la maquinaria fujimorista y sus distintos aliados que no han desperdiciado oportunidad ni minuto para sembrar un discurso dirigido a debilitar al contendor, mejor dicho a “matar” al contendor, sobre la base de la mentira y el miedo. Son duchos en el asunto: ya los conocemos.

Por su parte, Castillo quien no cuenta con mayores recursos ni políticos ni económicos ni lobistas para confrontar al fujimorismo, parece que va quedando rezagado, como un héroe solitario confiado en fortalecer el poder del voto del Perú que se halla fuera de Lima. Aunque, tal vez, esa sea su mejor estrategia o la única que tenga a la mano. En todo caso, Castillo deberá poner más empeño en demostrar que representa un cambio confiable y, sobre todo, asumir que es la única alternativa que le queda al Perú para que salga indemne del fujimorismo infame.

Por eso resulta lamentable cómo, con algunas excepciones, la correlación de fuerzas políticas, incoherentes y serviles se han rendido a la infamia. Un conjunto de políticos acomodaticios que se han llenado la boca las últimas décadas hablando de trabajar por el Perú, pero que hoy, a la hora de la hora, solo defienden sus intereses y feudos, cual gamonales modernos. Sin contar con el empresariado matón, encarnado en un infeliz que azuza irresponsablemente la muerte del oponente y, bien gracias, todos aplauden: el Perú de la derecha.

¿Dónde está la llamada generación del bicentenario que salió a las calles para echar al confabulador y abrió la ruta para un futuro libre de una clase política anacrónica, fracasada y corrupta? ¿Dónde está el antifujimorismo marchante? ¿Dónde está la coherencia, la dignidad, el arrojo, para no vivir los próximos cinco años —o quien sabe cuántos— en un país gobernado por una dinastía soberbia que cuando ha tenido poder ha hecho daño irreparable y solo ha pensado en sí? Son hechos palpables y documentados, no sueños ni comunismos.



Escrito por

Christian Reynoso

Escritor y periodista peruano. Autor de las novelas: "La tempestad que te desnuda", "El rumor de las aguas mansas" y "Febrero lujuria".


Publicado en