#CómoSalimosDeEsta

Pena de muerte: Si violas, mueres

Christian Reynoso

Publicado: 2022-04-19

Una vez más, y otra vez más, y todo sigue igual. Como se dijo en alguna oportunidad: el Perú un país de violadores. El reciente secuestro y abuso que ha sufrido una niña de tres años en Chiclayo por parte de Juan Antonio Enríquez García (48), y que ha suscitado la indignación de la ciudad, pone nuevamente en agenda la discusión de qué hacer frente a este tipo de agresiones. Pues, por más que el violador haya sido capturado, la sensación de impunidad e impotencia sigue presente. Dentro de poco, otro nuevo caso saldrá a luz y todo seguirá igual.

Aunque eventualmente haya solidaridad y empatía con la víctima y su familia, y las instituciones encargadas se pronuncien, en tanto el caso sea mediático, lo cierto es que las violaciones a menores de edad siguen sucediéndose sin que haya una condena efectiva que realmente frene estos delitos. Una condena mucho más palpable que el encarcelamiento o la cadena perpetua. Pues, si queremos enfrentar y desterrar estas agresiones, pongámonos de acuerdo en que la forma como se les está castigando no es la mejor. Y que se requieren cambios.

¿Para qué queremos un país con hombres que sin ningún tipo de escrúpulo pueden abusar de una niña de tres años? ¿Qué tipo de pulsiones enfermizas los llevan a cometer estos actos? ¿Cómo una niña de tres años puede ser objeto de este tipo de aberración? ¿Y cómo el país, la ley y la clase política no pueden hacer nada frente a ello? En ese sentido, la pena de muerte, que tanto asusta a algunos sectores, debería ser una alternativa en serio a discutir como una forma de castigo ejemplar para quienes cometen violación. En otras palabras: si violas, mueres.

De acuerdo con cifras del Centro de Emergencia Mujer, por ejemplo, durante el 2021, se reportaron 10 251 casos de violación sexual, 95 % en perjuicio de mujeres, niñas y adolescentes. Mientras que 1 436 niñas y adolescentes se convirtieron en madres producto de una violación. Aunque las cifras grafican lo que viene ocurriendo, en verdad suenan frías, ante la brutalidad que implica y significa la violación de una niña. El solo imaginarlo es nauseabundo. La congresista Digna Calle, de Somos Perú, ha presentado estos días un proyecto de ley para aplicar la pena de muerte a quienes cometan violación sexual contra menores de edad. Ojalá sea discutido. Algo podría cambiar en el Perú.


Escrito por

Christian Reynoso

Escritor y periodista peruano. Autor de las novelas: "La tempestad que te desnuda", "El rumor de las aguas mansas" y "Febrero lujuria".


Publicado en