#CómoSalimosDeEsta

El pez de oro de Harry Churata

Christian Reynoso

Publicado: 2022-07-12

El pez de oro escapa de las aguas en el momento en el que el muchacho que tiene el poder de la luz en el rostro ha decidido ahogarse en el mar, con un par de piedras en los bolsillos para no flotar y así asegurar la muerte. Su poder mítico lo hace diferente y extraño en el pueblo. El pez de oro, podemos decir, lo salva del suicidio. En agradecimiento, el muchacho devuelve el pez de oro a las aguas, pero este vuelve a escapar. Entonces lo lleva a su casa, a una pecera improvisada, y le da de comer. El pez de oro empieza a crecer. Su piel dorada es hermosa.

Al poco tiempo, se hace necesario una pecera más grande para contener al pez, pero como este crece cada vez más sin asomo de detenerse la pecera estalla y ahora el pez debe ser trasladado a las aguas para no morir. El muchacho ya no puede hacerlo solo: requiere de la ayuda de los pobladores. Así, entre varios voluntarios, arrastran al pez de oro por el puerto para devolverlo a las aguas. Cuando el pez por fin se sumerge, las nubes se separan y una luz ilumina el paisaje y el pueblo. La naturaleza se ha recompuesto. La armonía del mundo ha encontrado su equilibrio.

Esta historia que ocurre a orillas del mar, en el pueblo ficticio de Eroda —donde el rayo destruye embarcaciones y mata personas, como también ocurre en los pueblos del altiplano, a orillas del Titicaca—, puede ser leída desde la cantera de los mitos y leyendas de la cosmovisión andina y acaso también desde los códigos orales de “El pez de oro” (1957), de Gamaliel Churata. Pero, en verdad, corresponde a la narración que se cuenta en el video de la canción “Adore You” del cantante británico de soul rock, Harry Styles. Canción que pertenece a su segundo álbum “Fine Line” (2019) y que está dedicada al pez que el cantante tuvo en su juventud.

El pez de oro es motivo estético para ambos artistas. Simple coincidencia no quita que se pueda proponer una relación, por lo menos curiosa, que tiene como denominador común al pez, su carácter mítico, y la correspondencia que establece con el ser humano. La salvación ante la muerte y la nueva vida que se inicia, que para Styles parece representar el anhelo de libertad y para Churata la continuidad del ciclo vital. La sabiduría del agua y por tanto del pez como fuente de vida y muerte. Todavía más curioso es que el video de la canción puede funcionar como una narrativa visual del génesis y la permanencia del pez de oro churatiano. Todo nace y todo vuelve a la matriz.


Escrito por

Christian Reynoso

Escritor y periodista peruano. Autor de las novelas: "La tempestad que te desnuda", "El rumor de las aguas mansas" y "Febrero lujuria".


Publicado en